Nos inspiramos en el mundo natural que nos rodea, en la cosas que nos recuerdan que tan frágiles somos y al mismo tiempo, que tan únicos e irrepetibles. Las alas de una mariposa; el follaje de una arboleda añosa y gigantesca; en lo efímero de las hojas que van y vienen, y en las raíces ocultas de todo ese mundo.