En el desierto todo parece comenzar de nuevo. Las estaciones desaparecen, el tiempo se hace mas lento, las preocupaciones pierden escala.

Los detalles toman otra relevancia, los colores y las texturas se entremezclan y el límite entre lo banal y lo trascendente se hace cada vez mas difuso.